domingo, 24 de abril de 2011

Ella (servilleta).

Es  una mujer como pocas. Tiene tantos problemas de salud como arrugas en el cuerpo. Y siempre que sonrie, una estrella brilla en el cielo esa misma noche. Y hubo muchos días que el cielo no brillo, pero por tu fortaleza inata has conseguido volver a respirar por ti misma. Volveré a tu casa y observaré con detenimiento las baldosas, las mismas que llevan rotas 20 años. Y sin ir más lejos, recordaré en un despiste las mañanas de todos los 25 de Diciembre con frío y un colacao camuflado en tarro de Nesquik.
Y regarás todas tus flores, y volverás al pueblo, y gritarás (si aun te queda voz) que en el pulso vida muerte, esta vez ganaste tu. Y si después de esto, no crees en el destino, no será porque haya habido papeletas para ello.

Una servilleta en tu terraza. Y ahora me emociono viendolo. Mañana te abrazaré como DIOS manda.



DmN.

1 comentario:

  1. Totalmente genial, me alegro lo que no te imaginas =)
    Te quiero!!

    ResponderEliminar

Acariciame el alma...